Sacerdote suspende rosario para la ostentosa boda del alcalde de Vallarta

El icónico templo de Nuestra Señora de Guadalupe, en el centro de Puerto Vallarta, tuvo que cambiar sus oficios para la boda del alcalde Pepe Martínez y Eugenia López
0
7784

Como pocas veces se ha visto en la ciudad, parecido a una boda imperial, resultó ser el enlace matrimonial del alcalde interino Francisco José Martínez Gil y la presidenta del Sistema Municipal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF Vallarta), Eugenia López Ventura, este 30 de junio en el emblemático templo de Nuestra Señora de Guadalupe, para lo cual se colocó una larga alfombra roja a lo largo de toda la calle Independencia, cruzando la Hidalgo hasta la Juárez frente a la Presidencia Municipal.

Propios y extraños se sorprendieron por esta inusual decoración, con elegantes postes separadores en la vía pública, como si fueran a recibir a miembros de la realeza; temprano se le vio ahí dirigiendo la instalación a Aldalberto Alejandro García Rosas, coordinador general de Giras y Eventos del Ayuntamiento, lo que pudiera ser un desvío de recursos, pues se trata de un evento privado, así mismo una empresa proveedora del municipio estuvo a cargo de la decoración.

LEER MÁS: Se casa el alcalde interino Pepe Martínez; el Profe Michel y Chuyita serán los padrinos

El sacerdote Arturo Arana López, párroco del templo de Nuestra Señora de Guadalupe, hizo varias excepciones para este matrimonio. El ritual para el matrimonio, autorizado por la Conferencia del Episcopado Mexicano, marca en su artículo 31:

“Es necesario que se exprese de manera adecuada el carácter festivo de la celebración del Matrimonio, incluso en la ornamentación de la iglesia. Sin embargo, los ordinarios cuidarán de que no se haga ninguna excepción de personas privadas o de clases sociales, excepto los honores debidos a las autoridades civiles, según las leyes litúrgicas”, pero esto en alusión a otros niveles.

Así mismo, de manera inusual fue en domingo, cuando el séptimo día de la semana se considera “el Día del Señor” y no se le tiene que quitar brillo a la figura de Dios. En su numeral 34 el mencionado ritual marca: “Si en el tiempo ordinario la misa en que se celebra un matrimonio en domingo es participada por la comunidad parroquial, se toma el formulario de la Misa del domingo”.

Por si fuera poco, sin aviso previo suspendieron el acostumbrado Rosario, como marca incluso el letrero de servicios todos los días a las 6:00 de la tarde se reza en este sagrado recinto, sin embargo, en esta ocasión llegaron los integrantes de los grupos de apostolado como son los Hermanos de la Vela del Santísimo Sacramento, Acción Católica y Carmelitas y demás personas de esta devoción instituida desde los orígenes de la parroquia e impulsada por el señor Cura Rafael Parra, y que hoy contrariados vieron que habría una boda “fifí” en vez del rosario.

Un día antes, el sábado 29, en la playa del hotel Villa Premier se llevó a cabo el enlace civil, ante un espectacular atardecer, con familiares, amigos cercanos y algunos funcionarios públicos.

Para la boda religiosa los padrinos de velación fueron el presidente municipal con licencia Luis Alberto Michel Rodríguez y su esposa María de Jesús “Chuyita” López Delgado, quien fuera candidata por Morena en la reciente elección loca; de anillos fue Emiliano el hijo del alcalde: de lazo los hermanos de la novia, Gustavo y Jatziri López; de biblia y rosario los doctores Salvador Flores e Isabel Medina.

Las invitaciones de la boda corrieron desde hace dos meses, con una imagen panorámica del centro de Puerto Vallarta y la leyenda: Los momentos más importantes de la vida se convierten en inolvidables cuando los compartes con quienes más amas. Ahí compartieron Pepe y Eugenia que serán bendecidos por sus papás: José Antonio Martínez Castillo y Luisa Patricia Gil Vargas; Gustavo López Tovar y Reyna Xóchilt Ventura Ríos, respectivamente.

El novio llegó en elegante esmoquin negro y la novia en vaporoso vestido blanco. Se les veía muy emocionados, constantemente se tomaron de la mano e intercambiaban miradas.

Terminada la misa, la recepción fue a partir de las 8:00 de la noche en el salón del hotel Sheraton. En este evento social se pudo ver a algunos servidores públicos del Ayuntamiento, aunque llamó la atención que ningún regidor se hizo presente.

gcc

Miguel González Guerra