Por el retorno de México en el 2024

0
196

¿La oposición existe? ¿Hay propuestas para ganar adeptos? ¿Hay personas con carisma necesaria para sentir el deseo de ir con ellos? ¿Existe madurez en los partidos para poder llevar a cabo una coalición?

La respuesta lisa y llana es no.

Por ley electoral el que quiera competir para candidato a la presidencia en el 2024 debe ser dentro de un partido establecido.

Los actuales líderes, uno que está orgulloso de salir con una camisa con su apodo con letras de anuncio de refrescos, uno que pretende controlar la situación solicitando un millón de firmas de apoyo (sic) a los candidatos de su partido, un par de partidos parásitos pero al final del día vendiendo su amor al mejor postor al más depurado estilo cortesano, otro que es complemento de la oposición organizada que es una buena comparsa y un último partido con resultados electorales magros, pero creyendo que yéndose solo hará buen papel.

¿De este grupo de “partidos” depende el futuro de México como fuerza política para hacerle frente a la aplanadora de Morena?

En un momento de lucidez pueden elegir un candidato capaz, carismático, maduro, energético, con visión de estado, para dar la batalla, y con grandes posibilidades de ganar, dado el análisis de las elecciones en el Estado de México y Coahuila, si es que logran formar una coalición que convenza con propuestas reales y alcanzables.

Con todas las marrullerías que están saliendo a la luz en el Estado de México, el esperado triunfo de Morena con 18 puntos de ventaja se redujeron a 8. Da una clara idea de las posibilidades de ganar a Morena en el 2024, siempre y cuando esa oposición dirigida actualmente por payasos y anti líderes sea consciente de sus obligaciones y se aplique a ganar con un candidato idóneo.

Entre los candidatos posibles de la oposición hay gente muy valiosa pero su tiempo ya pasó, otros con indudable capacidad para gobernar, pero sin una comunicación necesaria con el pueblo, pero hay uno con capacidad, juventud y ganas, aun con el supuesto estigma de ser hijo de un presidente que es Enrique de Lamadrid, cuya función en el gobierno ha sido exitosa. No hay que perderlo de vista en las próximas semanas.

“Por el retorno de México en el 2024”.

EtiquetasMéxico