No habrá “culiacanazo”, dicen autoridades de Sinaloa tras extradición de Ovidio Guzmán

Ovidio Guzmán fue extraditado ayer viernes 15 de septiembre a EU, donde deberá pagar una condena por cargos relacionados con el narcotráfico
0
2841
Ovidio Guzmán.

Ayer viernes 15 de septiembre, el hijo del “Chapo”, Ovidio Guzmán, fue extraditado a Estados Unidos, debido a que enfrenta una serie de cargos relacionados con el tráfico de drogas. 

El exagente de la Administración para el Control de Drogas (DEA), Derek S. Maltz difundió una imagen donde se ve a Ovidio usando el uniforme color caqui, además de unos lentes y cabello corto

Leer más: Revelan la primera fotografía de Ovidio Guzmán al ser extraditado a Estados Unidos

Luego de saberse esta noticia, autoridades de Sinaloa descartaron que haya riesgo a que se presente otro “culiacanazo”, en referencia a los hechos violentos que se registraron en el año 2019. 

El secretario de Seguridad Pública de Sinaloa, Gerardo Mérida Sánchez, dijo a Excelsior que no hay riesgo de bloqueos por parte de miembros del crimen organizado, e hizo un llamado a la tranquilidad. 

“Aquí no tenemos ninguna alerta, ningún extra, todo va normal”, dijo al medio antes citado.

El funcionario fue enfático en decir que no había ningún riesgo de que hubiera un incremento de la violencia en Culiacán, por lo que afirmó que todos los ciudadanos pueden hacer sus actividades cotidianas sin ningún temor. 

Ovidio Guzmán y el “culiacanazo” 

El hijo del “Chapo Guzmán enfrenta cargos de tráfico de cocaína, metanfetaminas, y marihuana en Estados Unidos, por lo que deberá llevar un proceso en aquel país. 

Fue detenido el enero de este año en Culiacán, Sinaloa, luego de haber sido liberado en el año 2019, cuando fracasó el operativo implementado por las fuerzas armadas, que después fue llamado como el “culiacanazo”. 

En aquel entonces, autoridades del gobierno de AMLO afirmaron que había sido liberado debido a los bloqueos, incendios y balaceras que se registraron en Culiacán

Andrés Manuel López Obrador afirmó que se trató de una estrategia para no poner en riesgo a todos los culichis.

Guadalupe Cruz