Enrique Alfaro rinde homenaje a Gerardo Insúa, comisario-jefe asesinado en Tlajomulco

El evento post mortem se realizó en el Museo Histórico de la Policía del Estado de Jalisco
0
885
Homenaje póstumo
Este lunes por la mañana el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, encabezó un homenaje póstumo para despedir a Gerardo Insúa Casao, comisario jefe de supervisión de la Policía del Estado, quien fuera brutalmente asesinado el pasado sábado 27 de abril en una cafetería de Tlajomulco de Zúñiga, frente a su familia.
El evento post mortem se realizó en el Museo Histórico de la Policía del Estado de Jalisco, en el que participaron policías y elementos de seguridad de esta corporación.
Al respecto, Alfaro Ramírez expresó:
“Hoy, con mucho respeto, rendimos un homenaje luctuoso y guardia de honor para despedir a Gerardo Insúa Casao, comisario jefe de supervisión de la policía del estado, quien perdió la vida a manos de la delincuencia, que enfrentó hasta en sus últimas consecuencias”.
Finalmente, sobre este homenaje, el mandatario indicó que no dejarán sola a la familia de Insúa Casao.
“En nombre de Jalisco, a su familia, mi más sentido pésame, no los dejaremos solos. Por él, por su memoria y por cada oficial que ha perdido la vida en la batalla para recuperar la tranquilidad de Jalisco, no vamos a dar ni un solo paso atrás”.

¿Qué pasó el sábado 27 de abril, día que asesinaron a Insúa Casao?

En una cafetería corriente del municipio de Tlajomulco de Zúñiga, frente a su propia familia, se desencadenó un acto de violencia que le arrebató la vida al Comisario Jefe de Supervisión General de la Secretaría de Seguridad Pública de Jalisco, Gerardo Daniel Insúa Casao.

Entérate: Asesinan a comisario de la Secretaría de Seguridad de Jalisco

La noche del sábado 27 de abril, mientras disfrutaba de un momento de esparcimiento junto a su esposa e hija menor, un comando armado irrumpió en el local, sembrando terror con una lluvia de disparos dirigidos de manera directa hacia el jefe de seguridad. La escena, marcada por la presencia de al menos 70 casquillos de arma corta, revela la brutalidad y la determinación de los perpetradores.

Las calles Valle de San Víctor y Valle de San Valentín, en la colonia Real del Valle, se convirtieron en testigos mudos de un episodio que ha sacudido los cimientos de la seguridad en Jalisco. A pesar de portar su arma de cargo, incluso en su día de descanso, Insúa Casao no tuvo oportunidad de reaccionar ante el artero ataque.

Gerardo Insúa Casao.

La presencia de los peritos en criminalística del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) subraya la gravedad del suceso, mientras se esfuerzan por recabar todas las evidencias que arrojen luz sobre este crimen.

Las investigaciones apuntan hacia la fuga de los responsables, tres o cuatro hombres y una mujer, quienes habrían escapado en medio del caos, aprovechando el amparo de la oscuridad y la confusión.

Efrén Urrutia