Un abuso policial más en Puerto Vallarta; hay denuncia

0
358

Otro caso más de abuso policial fue denunciado ante la Fiscalía de Jalisco, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) y en Asuntos Internos de la Policía Municipal, por un ciudadano que señala que le fracturaron la mandíbula con un cachazo de una pistola corta.

Este miércoles 15 de febrero fue dado de alta Carlos Eduardo López Martínez del Hospital Regional de Puerto Vallarta. Ha sido varias veces internado por convulsiones tras la golpiza que presuntamente le dieron elementos de Seguridad Pública Municipal.

“Todo comenzó el 01 de diciembre del año pasado (2022). Tuve una discusión con mi esposa y su hijo, pero no agresiva, como andaba tomado, ella me pidió de favor que me retirara del domicilio o le iba a llamar a la Policía y yo muy valiente le dije llámale, pero yo andaba muy cansando me quedé dormido. Llegaron los elementos junto con soldados y con palabras obscenas me levantaron. Un policía me dijo que si me movía me iba a dar un disparo en el pie o en la mano, le dije deja me pongo mis zapatos y en el momento que me agaché, él me tiró una trompada con la cacha de su pistola provocándome fractura de mandíbula, ya llevo 2 meses con estos amarres, nos falta la operación, pero no tenemos solvencia económica”, narró el afectado.

Entonces, Carlos Eduardo relató que la Policía Municipal le repetía que eso le había pasado por borracho, que se había caído y se había pegado en una piedra.

“Él sabe que no es cierto, después de ahí me llevan detenido, pero en lugar de presentarme con un Ministerio Público, me llevaron para el cerro y allá siguió otra golpiza, fue por el Par Vial, me imagino que me dejaron ahí para morirme, pero como pude me vine caminando y salí a la colonia 5 de Diciembre”.

Era el inicio de las peregrinaciones y vio las luces de una ambulancia, se acercó y los paramédicos de Protección Civil iban a brindarle primeros auxilios, pero policías lo impidieron. De ahí fue al hotel en construcción donde trabajaba y le dejaron quedarse. Al verlo tan mal de salud con la cara hinchada y con evidente dolor, le pagaron una consulta médica en una farmacia y ahí descubrieron que tenía siete fracturas en la mandíbula.

“Después de ahí mi esposa me acompañó al (hospital) Regional, pero por las amenazas del policía, tuve que decir lo que él me dijo, que me caí en una roca, pero saben que no es cierto, otro compañero de él me dio como 20 garrotazos”, acentuó el afectado.

En dos meses y medio ha sido internado varias veces en Hospital Regional y ha viajado a atenderse hasta Guadalajara, no obstante, necesita una operación que le cuesta 60 mil pesos o al menos necesita comprar la prótesis que le cuesta 18 mil pesos para que lo operen en un hospital público, pero Carlos no tiene dinero.

Estudio fractura mándibula

La denuncia presentada en la Fiscalía de Jalisco es la 34/2023, la queja en la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco tiene el número 91/2023 y además está el procedimiento ante asuntos internos, donde señaló a los elementos que ese día estaban a bordo de las patrullas PV-407 y PV-408

“El policía que me hizo esto se llama Miguel y si me lo ponen en enfrente lo puedo señalar. Ese miembro no debe de estar en la corporación, si eso me hizo a mí qué les espera a los ciudadanos”.

Por este motivo, tiene medidas de protección para que los Policías Municipales no se le acerquen.

Su esposa Martha Muro, lo ha estado acompañado en sus hospitalizaciones. Fue ella la que llamó a la Policía Municipal para evitar que escalara la discusión entre su hijo y su esposo, pero nunca pensó que algo así pasaría.

“Cuando él se quedó arriba estaba acostado y dormido, yo pensé que al ver los policías él se iba a retirar porque él es bueno y no es grosero, simplemente no quería que se peleara con mi hijo. Está muy mal lo que hicieron, tienen que pagar”, explicó la esposa.

Carolina Gómez Aguiñaga