Sequía y escasez de agua detienen actividades económicas en la CDMX

Panaderías y restaurantes capitalinos están padeciendo por la falta de agua que se registra desde hace algunas semanas
0
701
Comensales en restaurantes padeciendo la sequía de la CDMX

La sequía y la escasez de agua en la Ciudad de México han comenzado a afectar la actividad económica del sector de servicios, alertó José Domingo Figueroa Palacios, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Varios negocios como restaurantes y panaderías han tenido que detener sus actividades por varias horas debido a la falta de líquido. Esto podría intensificarse a medida que avance la temporada de sequía en el área metropolitana.

Entérate: Sequía grave en México: 21 millones podrían quedarse sin agua

Los paros en la operación de estos establecimientos pueden afectar la dinámica de crecimiento de la economía local y los precios.

“La sequía y escasez de agua en la Ciudad de México observada en las últimas semanas empieza a afectar la actividad económica del sector de servicios”, declaró durante la conferencia de prensa donde presentaron los datos económicos de 2024.

La Ciudad de México y el Estado de México representan el 25 por ciento del PIB nacional. Sin embargo, debido a la severa sequía, se está priorizando el uso del escaso líquido para el consumo humano.

La producción de maíz y caña de azúcar, afectados por la sequía en la capital mexicana

La reducción de agua para riego de cosechas mermará aún más la producción de ciertos productos como maíz y caña de azúcar. Esto podría llevar a un aumento en las carteras vencidas del campo.

El presidente del IMEF proyectó que el PIB tendrá una expansión de 2.4 por ciento en 2024, aunque esta expectativa no incorpora aún el impacto de las sequías y la escasez de agua.

El último trimestre de 2023 la economía creció 2.4 por ciento, su menor crecimiento en los últimos ocho trimestres. Aunque la inversión se recuperó en la segunda mitad de 2023, su ritmo comenzó a descender hacia finales del año pasado.

El IMEF también incrementó ligeramente su expectativa de inflación para este año de 4.0 por ciento a 4.2 por ciento, lo que podría afectar las expectativas de cuándo y en qué magnitud el Banco de México pudiera iniciar el ciclo de baja de tasas de interés.

Efrén Urrutia