San Martín de Porres: ¿Cuáles son los milagros que hace hoy en su día?

San Martín de Porres, el santo de la escoba, es muy seguido por los fieles católicos, ya que aseguran que es muy milagroso
0
2490
San Martín de Porres.

Cada 3 de noviembre, los fieles de la Iglesia Católica celebran a uno de los santos más populares, San Martín de Porres, a quien también se le conoce como “el santo de la escoba”. 

San Martín de Porres Velázquez es originario de Perú. Nació el 9 de diciembre de 1579 y murió el 3 de noviembre de 1639, en la ciudad de Lima

San Martín de Porres.

Debido a su origen racial, San Martín sufrió de discriminación a lo largo de su vida, por lo que siempre se enfocó en ayudar a los pobres y marginados, que eran los más marginados. 

Fue canonizado por el Papa Juan XXIII, el 6 de mayo de 1962, y su fiesta se celebra cada 3 de noviembre, que es el día de muerte. 

Pese a que su tierra es Perú, no solo ahí es venerado, sino también en otros países de América Latina, como México, ya que buscan su intercesión en busca de ayuda y curación.

¿Cuáles son los milagros de San Martín de Porres?

San Martín es conocido, sobre todo, por su devoción a los animales, por lo que se dice que tenía un don para comunicarse con ellos. 

Este santo es, en su mayoría, conocido por haber hecho numerosos milagros a personas con enfermedades terminales y otros males

ACI prensa, una agencia de noticias católicas, destaca que “enfermos desahuciados se reponían al solo contacto con sus manos o incluso con su sola presencia”. 

Desde entonces, católicos que ven su salud complicada, o buscan ayuda para un familiar y/o amigos, acuden a San Martín para que les haga el milagro y lo sanen.

¿Cuál es la oración de San Martín de Porres?

En esta necesidad y pena que me agobia acudo a ti, mi protector San Martín de Porres.

Quiero sentir tu poderosa intercesión. Tú, que viviste solo para Dios y para tus hermanos, que tan solícito fuiste en socorrer a los necesitados, escucha a quienes admiramos tus virtudes.

Confío en tu poderoso valimiento para que, intercediendo ante el Dios de bondad, me sean perdonados mis pecados y me vea libre de males y desgracias.

Alcánzame tu espíritu de caridad y servicio para que amorosamente te sirva entregado a mis hermanos y a hacer el bien.

Padre celestial, por los méritos de tu fiel siervo San Martín, ayúdame en mis problemas y no permitas que quede confundida mi esperanza.

Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

Guadalupe Cruz