Tras dejar devastación en Guerrero, “Otis” pierde fuerza y ahora es tormenta tropical

El SMN informó que "Otis" ya es tormenta tropical, pero seguirá provocando lluvias fuertes en el estado de Guerrero
0
851
Otis ya es tormenta tropical.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó que a las 12:00 horas de este miércoles 25 de octubre, “Otis” seguía perdiendo fuerza, y ahora ya es tormenta tropical.

LEER MÁS: Así luce Guerrero tras el devastador paso del huracán “Otis” que dejó destrucción (FOTOS)

Este ciclón tropical tocó tierra la madrugada de hoy en el estado de Guerrero, cerca del destino turístico de Acapulco. Aunque las autoridades no han concluido cuáles fueron los daños, se prevé que sean graves.

“Otis” aún permanece en tierra, aproximadamente a 25 kilómetros al norte de Ciudad Altamirano, y a 205 km al nor-noroeste de Acapulco.

Actualmente, tiene vientos máximos sostenidos de 95 kilómetros por hora, rachas de 110 km/h y desplazamiento hacia el nor-noroeste a 17 km/h.

“Su amplia circulación mantiene condiciones para lluvias torrenciales en Guerrero; intensas en Puebla y el oriente de Michoacán; muy fuertes en Morelos, el suroeste del Estado de México y el occidente de Oaxaca; fuertes en Ciudad de México, así como de fuertes a puntuales intensas en estados de la Mesa Central”, agregó el SMN.

Las autoridades advirtieron sobre las fuertes rachas de viento, de 80 a 100 km/h. y el oleaje de uno a tres metros de altura en las costas de Guerrero. Prevén que esto vaya disminuyendo gradualmente en el transcurso de la tarde.

Guerrero, devastado tras paso de “Otis”

En redes sociales circulan imágenes de cómo quedó el puerto de Acapulco, y otras ciudades de la entidad: llenas de agua, con carros varados, postes caídos, prácticamente sin ningún contacto con el exterior.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), explicó en la mañanera que hasta el momento no había muertos, sin embargo, dejó en claro que esto podía cambiar al pasar las horas.

Y es que Guerrero se encuentra completamente incomunicado, lo que ha complicado las labores de rescate, y el conteo de daños.

 

Guadalupe Cruz