En el olvido muere mujer en Hospital de Tondoroque; fue llevada al SEMEFO sin ser reclamada

Fallece mujer dejada en un centro de rehabilitación; buscan que su hija se haga cargo del cuerpo para que no sea enviada a una fosa común
0
5724
Hospital de Tondoroque

María, de 54 años de edad, quien padecía mal de Parkinson, murió la noche de este lunes en el hospital de Tondoroque, donde se encontraba internada, luego de complicarse su enfermedad. Desde hace 10 años fue abandonada por su hija en un centro de rehabilitación para mujeres del municipio; el personal de dicho centro la cuidó hasta sus últimas horas. Su cuerpo hoy se encuentra en el Servicio Médico Forense en Jarretaderas y en peligro de que su cuerpo sea arrojado a la fosa común.

Fiscalía de Nayarit investiga muerte de canadiense en IMSS

La tarde de este martes 5 de septiembre, las responsables del centro de rehabilitación, quienes le tomaron cariño, buscaban que su hija, de quien de manera extraoficial se dijo que trabaja en la dirección de Seguridad Ciudadana y Tránsito de Bahía de Banderas, la fuera a reclamar mediante acta de nacimiento, hecho que no sucedió.

Autoridades de la Policía municipal, la Fiscalía General de Nayarit, levantaron el reporte de hechos e iniciaron una carpeta de investigación, ante la existencia de un posible delito y los Servicios Periciales llevaron el cuerpo a la morgue para realizarle la necropsia de ley y esperar a que sea reclamado, en donde ya cumplió dos días.

Quienes representan al Centro de rehabilitación piden a las autoridades, se inicie las investigaciones correspondientes y pueda haber justicia, para que su hija se haga responsable y el cuerpo de María no termine en una fosa común o se les dé la autorización de hacerse cargo para darle cristiana sepultura.

Describen que desde hace 10 años su hija dejó de hacerse cargo de ella, incluso la llevó en una patrulla al centro, sin volver nunca más, mucho menos en la hora de su muerte y lo que representa económicamente, ya que a cerca de una década no la visitaba, ni le llevaba ningún producto de higiene personal, ni comida.

No obstante, no pierden la esperanza de que se les entregue el cuerpo y la puedan despedir de una manera más humana.

Isrrael Torres