La vaquita marina, en peligro crítico de extinción

Se calcula que solo quedan 10 ejemplares de la vaquita marina, por lo que enfrenta un futuro Incierto ante las redes de enmalle
0
1110
Una especie en real peligro de extinción es la vaquita marina

La vaquita marina, también conocida como cochito (Phocoena sinus), está al borde de la extinción con tan solo una decena de individuos restantes. Este cetáceo, endémico de las aguas del Golfo de México en el municipio de Mulegé, Baja California Sur, enfrenta una amenaza inminente derivada de la sobrepesca y el deterioro del hábitat, especialmente por el cambio climático.

La Comisión Ballenera Internacional (CBI), en un gesto sin precedentes tras 70 años de historia, ha emitido una alerta de extinción para la vaquita marina. A pesar de que la especie continúa reproduciéndose, la pesca ilegal, especialmente para capturar la totoaba, el pez más caro del mundo, está diezmando la población a un ritmo alarmante.

A principios del siglo XXI, la población de vaquitas superaba los 200 individuos, pero en 2017 sufrió una pérdida del 67%, quedando con menos de cuarenta. En 2023, la cifra se ha reducido a una decena, incluyendo una cría nacida recientemente, que representa una pequeña esperanza para la recuperación de la especie.

La totoaba, cuya vejiga natatoria alcanza valores exorbitantes en el mercado negro chino, es el principal motor de la caza ilegal. A pesar de los esfuerzos de la Marina mexicana, que ha establecido un área de tolerancia cero para redes de enmalle, las prácticas ilegales persisten, poniendo en riesgo la supervivencia de la vaquita marina.

Aunque las medidas gubernamentales han logrado reducir el uso de redes de enmalle en un 90% dentro del área designada, la sospecha de que estas prácticas se han trasladado a los límites de la zona aumenta la urgencia de acciones más contundentes.

La CBI aboga por una prohibición total de la pesca con redes de enmalle y busca alternativas sostenibles para proteger a la vaquita marina, preservando al mismo tiempo los medios de vida de las comunidades pesqueras locales. La secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, María Luisa Albores, informó que la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) no impuso sanciones comerciales a México, reconociendo los esfuerzos del país para proteger a la vaquita marina.

A pesar de la difícil situación, la presencia de una cría y la constancia en la alimentación de los ejemplares restantes ofrecen una luz de esperanza. La CBI insiste en la necesidad de eliminar la presión pesquera para permitir la recuperación de esta especie única y valiosa.

La comunidad internacional, a través de CITES, evaluará los avances y trabajos en la protección de la vaquita marina, reconociendo la responsabilidad compartida en el tráfico ilegal de la totoaba. La vaquita marina, símbolo de la biodiversidad marina mexicana, enfrenta su mayor desafío, pero aún hay tiempo para revertir su destino si se toman medidas decisivas.

Adolfo Torres