Proyecto COLMENA: Misión mexicana para explorar la Luna

0
939

México podría convertirse en el primer país de Latinoamérica en explorar la superficie de la Luna gracias al proyecto COLMENA, pues de la mano de la empresa estadounidense Astrobotic, se enviarán a nuestro satélite natural cinco minirobots construidos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

COLMENA es una iniciativa del Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX) del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, que cuenta con el respaldo de la Agencia Espacial Mexicana (AEM) y el Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías (CONAHCYT).

Se trata de la primera misión mexicana con el objetivo de usar cinco minirobots que se desplazarán automáticamente por el suelo lunar hasta encontrarse y agruparse, llegando a formar una estructura con aspecto similar al de un enjambre, de ahí su nombre.

El propósito de que los dispositivos robóticos se unan, deriva de poder ensamblar un panel solar para generar energía que permita realizar mediciones en la Luna.

La medición se basará en su mayoría en parámetros del polvo lunar, conocido como regolito, formado por el bombardeo de micrometeoritos que han tenido lugar en el satélite natural en los últimos 4500 millones de años, así como el registro de partículas de alta energía, viento solar y fotones ultravioleta.

@sre_mx El #ProyectoColmena será la primera #misiónespacial en la que #México irá a la #Luna ♬ Sinclar – Official Sound Studio

Sobre los minirobots

Las cinco unidades robóticas son idénticas entre sí, y tienen una estructura circular insertada con conectores eléctricos.

Estos robots cuentan con recubrimientos metálicos, así como dos ruedas con un motor, las cuales sobresalen cada una de su estructura media, lo que les da la capacidad de moverse en varias direcciones, además de que su diseño puede soportar temperaturas que oscilan entre los -120 y 120°c.

El peso de los minirobots es ligero, se calcula que pesan de 57.5 gramos y que miden aproximadamente 12 centímetros de diámetro y 5.4 centímetros de alto.

Además, tienen instaladas computadoras, sensores de corriente, de voltaje, de proximidad; de temperatura, direccionalidad y de potencial electromagnético que les permitirá realizar medición independiente y enviar los datos para su análisis a nueve frecuencias diferentes.

Se contempla que la misión durará un día lunar, lo que se traduce en aproximadamente 13 días terrestres, por lo que es probable que los robots dejen de funcionar una vez que concluyan su objetivo científico.

Dulce Cruz