Cambio climático afecta más que nunca a las ballenas, llegan a México desnutridas

Actualmente, las ballenas grises están sufriendo por el cambio climático, sus bancos de alimento escasean y llegan a México con notable perdida de peso
0
733
Ballenas vistas desde arriba con dron

El cambio climático es un fenómeno cada vez más evidente y que afecta a todos los ecosistemas, entre ellos al marino; una de las especies que recientemente ha presentado repercusiones es la ballena gris, ya que su alimentación está teniendo severos cambios.

Es importante destacar que la ballena gris año con año migra desde el Ártico a las cálidas aguas de Baja California Sur, y usualmente se alimentan en las aguas de Bering, Chukchi y Beaufort en el Ártico. 

Ballenas vista desde arriba con dron

No obstante, el director del Museo de la Ballena y Ciencias del Mar en Baja California Sur, Francisco Gómez Díaz expuso que estudios recientes revelan que hay un importante cambio en su proceso alimenticio, pues llegan a las aguas de Baja California Sur con un peso considerablemente inferior al usual, lo que indica una escasez de nutrientes en sus áreas de alimentación habituales.

Expuso que esto fue posible determinarlo debido a los monitoreos exhaustivos que se realizan en las tradicionales zonas de avistamiento en la entidad.

“Ya está documentado con dron en Guerrero Negro, el otro es Laguna de San Ignacio, ahí se están alimentando y aquí en Puerto Chale a través de las diversas salidas que hemos hecho nos dio la impresión de que están intentando hurgar en los fondos marinos para alimentarse de camarones”.

Muerte de ballenas por cambio climático

Gómez Díaz recordó que las afectaciones por el cambio climático en las ballenas no es reciente, ya que del 2019 a 2022 se registró la muerte de 700 cetáceos, incluyendo ballenas grises, fueron encontrados muertos a lo largo de su ruta migratoria, desde Canadá hasta México, por lo que se activó la alerta denominada Evento de Mortalidad Inusual (UME).

Dicho fenómeno se atribuyó al calentamiento de las aguas en los mares de Bering y Chukchi, lo que afectó el banco de alimento de las ballenas y si bien se declaró oficialmente terminado en 2022, aún se registran muertes, aunque en menor medida.

Pero añadió que la llegada de los ejemplares a las zonas de reproducción, en un estado físico tan precario por la falta de alimento durante su migración, también podría desencadenar su muerte.

Ballena saltando

El biólogo y director del museo, expuso que las aguas de Baja California Sur de momento parecen ser la salvación de estos gigantescos mamíferos, pero aseveró que se necesita seguir investigando si esto forma parte de un proceso de adaptación por los efectos del cambio climático, así como sus implicaciones en un futuro.

Finalmente, compartió que han tenido acercamientos con los prestadores de servicios para que les ayuden a detectar a las ballenas con poco peso y así para evitar que mueran, también se está informando a los turistas que visitan el Museo de la Ballena sobre la importancia de la conservación de esta especie.

Llamna Gómez