2024 es año bisiesto, ¿por qué febrero tiene un día de más y qué significa?

Cada cuatro años, como en 2016, 2020 y ahora 2024, la llegada del año nuevo trae consigo la peculiaridad de agregar un día extra a febrero
0
1086
Calendario sobre año bisiesto

Cada cuatro años, el calendario que seguimos cotidianamente experimenta una singularidad: el 29 de febrero, conocido como el día bisiesto.

Esta particularidad, que puede parecer curiosa a primera vista, encuentra su razón de ser en la necesidad de ajustar el desfase entre el calendario gregoriano, empleado en Occidente, y el año solar, el tiempo que la Tierra tarda en completar una órbita alrededor del Sol.

El calendario gregoriano, instaurado en 1582, se basa en la idea de que un año tiene exactamente 365 días.

Sin embargo, el período real del año solar es ligeramente mayor, aproximadamente de 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45.10 segundos.

Esta discrepancia lleva a la acumulación gradual de tiempo adicional que debe ser compensada.

Para remediar esta situación, se instituyó el año bisiesto, añadiendo un día extra al calendario cada cuatro años.

No obstante, esta solución no es completamente precisa, ya que aún se omite una fracción de tiempo.

Por lo tanto, el calendario gregoriano distingue entre años seculares (múltiplos de 4) y no seculares (múltiplos de 400), omitiendo el día extra en tres de cada cuatro años seculares.

Este sistema asegura una aproximación más cercana a la duración real del año solar, reduciendo el desfase a menos de medio minuto por año.

Sin embargo, la necesidad de ajuste no es una novedad de la era moderna, los antiguos egipcios ya empleaban un calendario que incorporaba este tipo de ajustes.

Incluso antes de la instauración del calendario gregoriano, los romanos utilizaban el calendario juliano, que también incorporaba días adicionales cada cierto tiempo para corregir el desfase.

Este calendario, influenciado por el calendario egipcio, incluía un día adicional tras el 23 de febrero, no el 29 como en el calendario gregoriano.

Los romanos lo llamaban “bis sextum kalendas martias”, el segundo día sexto antes de las calendas de marzo.

Pero el calendario juliano presentaba desafíos en cuanto a precisión, lo que llevó a la implementación del calendario gregoriano por el Papa Gregorio XIII en 1582.

Esta reforma incluyó un ajuste de diez días para sincronizar el calendario con el año solar y estableció el 29 de febrero como el día bisiesto.

Con esta reforma, se garantizó una mayor precisión en la medición del tiempo, eliminando el desfase entre el calendario y el año solar y asegurando una armonía casi perfecta entre ambos.

Desde entonces, el 29 de febrero se ha convertido en una rareza que ocurre cada cuatro años, recordándonos la complejidad y la precisión requerida en la medición del tiempo en nuestra vida cotidiana.

Efrén Urrutia