Visita Gobernador a los restauranteros de playa “Las Islitas” en San Blas, que se vieron afectados a causa de un incendio.

San Blas, Nayarit.- El gobernador Antonio Echevarría García, acompañado del fiscal General del Estado y del secretario de Seguridad Pública, así como de la alcaldesa Candy Yescas, visitó las ramadas de playa Las Islitas que fueron devastadas por un incendio que se registró la noche de este lunes y madrugada de este martes en este tradicional destino turístico del municipio de San Blas.

El mandatario estatal se dijo preocupado por esta situación que –a decir de los propios restauranteros del lugar– pudiera tener indicios de una acción intencionada de parte, presumiblemente, de personas que en los últimos meses han entrado en conflicto por la posesión de las tierras que ocupan los ramaderos desde hace más de 30 años, problemática que incluso se denunció en la reciente visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Tepic.

Toño Echevarría reconoció, primero, la oportuna intervención del personal de Protección Civil y Bomberos del Estado, así como de las policías estatal y municipal, como también de elementos de la Marina que participaron en el combate del incendio a tres ramadas, que amenazaba con extenderse a toda la zona. Destacó el gobernador que afortunadamente no existe ninguna pérdida humana y que solo se registraron daños materiales.

Ante los propietarios de las ramadas Cachito, Veleta y Ángel’s (afectadas por este incendio) el mandatario estatal comprometió el total apoyo de su administración para la reconstrucción de las palapas, la adquisición de mobiliario y la sustitución de estufas, refrigeradores, hornos y demás enseres de cocina, así como la reedificación de los espacios afectados, como cocinas, baños y otras instalaciones.

También dio instrucciones para que la Fiscalía General del Estado investigue a profundidad las causas de este siniestro y –de determinar los peritajes responsabilidad de personas– se ubique y castigue conforme a la legislación aplicable a quienes hayan participado en estos hechos. Pidió a la Secretaría de Seguridad Pública que se instrumenten los operativos necesarios para proteger la zona y a las personas que ahí trabajan o visitan en calidad de turistas y que esta protección de extienda a otras regiones del municipio donde, según denuncian los afectados, se han presentado también incidentes de violencia relacionados con el mismo conflicto agrario.

Toño Echevarría aseguró que su gobierno protegerá a los ramaderos de San Blas y a todas las familias de bien, las que con su trabajo diario generan empleo y desarrollo, y se comprometió a que abogados del gobierno revisarán la situaciones jurídica que prevalece respecto de las más de 5 mil hectáreas en conflicto.

Edición impresa digital aquí