La violencia contra los adultos mayores

La violencia contra los adultos mayores

Hoy, 15 de junio, se conmemora el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, el cual busca crear conciencia y sensibilizar a la población sobre este áspero problema social.

Según estimaciones de la ONU, uno de cada seis adultos mayores de 60 años en el mundo han padecido algún tipo de abuso. 

Las principales formas de abuso que se viven en México son el despojo, robo a casa habitación, fraude, violencia familiar, violación, privación de la libertad y abandono.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos indica que esto casi nunca es denunciado pues ocurre dentro de su mismo núcleo familiar. Sin embargo, las cifras que reporta el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia indican que aproximadamente el 16 % de los adultos mayores en México han sido sometidos a algún tipo de abuso.

Según las cifras del Instituto para el Envejecimiento Digno de la Ciudad de México, el año pasado se atendieron 863 casos de violencia que fueron denunciados por vecinos, familiares o de manera anónima.

Las denuncias se clasificaron así:

  • 32 % fue por violencia psicoemocional
  • 31 % por patrimonial y económica
  • 27 % debido a omisión de cuidados
  • 9 % relacionadas con agresiones físicas

Maltrato institucional

El maltrato institucional que padecen los adultos mayores se refiere a la inexistencia, mal ejercicio e incumplimiento de las leyes, así como normas sociales y culturales que desvalorizan a la persona mayor, lo que conlleva a la discriminación, marginalidad y exclusión social.

Marissa Vivaldo, integrante del Seminario Universitario Interdisciplinario sobre Envejecimiento y Vejez de la UNAM dijo:

“A esto se suma la estigmatización de la cual han sido víctimas las personas envejecidas, ya que se profundiza la idea de que son frágiles, dependientes, incapaces y, en algunos sectores, se pone en duda el valor de su vida y su relevancia para el desarrollo de la sociedad”.

Los más vulnerables

Los adultos mayores que están más expuestos a este tipo de abusos tienen las siguientes características:

  • Ser mujer
  • Ser indígena
  • Ser afromexicana
  • Vivir en pobreza
  • Ser migrante o desplazada
  • Padecer alguna enfermedad
  • Tener alguna discapacidad o condición mental
  • Tener una preferencia sexual distinta a la heterosexual

Graciela Casas de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM, asegura que esto se debe a que las mujeres tienen mayor esperanza de vida, y una gran parte de ellas no poseen una pensión contributiva:

“En la medida en que no incursionaron en el mercado laboral cuando llegan a la vejez, no tienen acceso a la seguridad social, situación menos frecuente entre los varones. Esto las pone en una desventaja enorme”.

Comparte