Vampiros

Vampiros
John M. Ackerman   Como si México no tuviera ya suficiente sangre derramada en las calles, los dueños del país ahora buscan por todas las vías posibles que el gobierno acabe violentamente con las protestas magisteriales. Como vampiros que requieren de una dotación diaria de sangre ajena para sobrevivir, los oligarcas claman por una nueva acción represiva del Estado. Para ellos, las negociaciones en la Secretaría de Gobernación son una pérdida de tiempo. La única respuesta posible a la dignidad rebelde es el pelotón de fusilamiento.  
Comparte