El Vallarta que fue… Testimonio de don Martín Ruiz Rodríguez “Camacho”, ejidatario de Ixtapa.

 

Nací en 1924. En el año de 1928 asistía a la escuela primaria en Vallarta. Estaba la escuela todavía anexa a la casa que era la Presidencia Municipal, por la calle Juárez y frente a la plaza. Era yo de los pocos niños de párvulo. En esos días nos llevaron a los niños de la escuela en uno de los primeros carros que se trajeron a Vallarta por vía marítima, a conocer el puente de fierro que la Compañía Montgomery había armado sobre el río Mascota. Éramos poquitos niños y el puente estaba recién levantado. Este puente serviría al tren para cruzar el río; porque la vía corría por ahí, dónde le dicen la “i griega”, derecho al puente, pasando de este lado de El Guayabo, atravesando esas tierras que les decíamos Ameca, y seguía hasta allá, a La Punta de Fierro, como le llamábamos, que era el tope de la vía, frente a los poblados de San Vicente y El Porvenir. Entonces ocupaban gente para pasar el plátano. Iban a los platanares con plataformas tiradas por mulas, y allá las cargaban de racimos. A estas plataformas les decíamos carretones. Se arrimaban a la vía para cargar el tren. Plátanos acarreados desde allá, frente a Las Juntas y esas tierras al otro lado del Río Ameca que se llaman La Isla, tierras hoy del ejido de Valle de Banderas.

Edición impresa digital aquí