Una mañana triste e inédita

Daniel de la Fuente y José Villasáez

Monterrey, Nuevo León.-
Parece que los estudiantes entregaban algún trabajo o tarea a la maestra. Eran las 8:50 horas de acuerdo a la cámara de seguridad del salón de clases, cuyo video circuló en redes, pero el cronómetro estaba mal ajustado: era una hora antes.
Había libretas en las mesas colectivas, lapiceras, mochilas en el suelo. No había más de 20 chicos en el aula de tercero de secundaria o noveno grado del Colegio Americano del Noreste, con 30 años en la Colonia Del Paseo Residencial. Sus dueños buscaban ampliarlo. Los vecinos, dicen, se acostumbraron a la algarabía diaria, las risas del alumnado.
En el video, Federico lucía apartado y sin moverse. Pasaron muy cerca de él dos compañeros. El cronómetro marcó el equivocado 8:51 con 14 segundos cuando, sin ponerse de pie, el joven de 15 años extendió su diestra con el arma y disparó.
Bertha, maestra de otro grado, escuchó la detonación y las subsecuentes. Trató de tranquilizar a los menores a su cargo.

Edición impresa digital aquí