Una historia oscura en Zacatecas

0
691
En Tercera Persona

Juan Pérez Guardado, cuñado del senador Ricardo Monreal Ávila y director de Desarrollo Social del Ayuntamiento de Fresnillo, fue asesinado a tiros ayer, en la ciudad de Fresnillo, mientras realizaba labores de mantenimiento y limpieza en un camellón cercano al hospital Real de Minas.
El reporte de las autoridades indica que sujetos armados a bordo de una motocicleta perpetraron un ataque directo en contra del funcionario, de 58 años de edad, hermano menor de María de Jesús Pérez Guardado, esposa de Ricardo Monreal.
Una historia oscura se alza alrededor de los apellidos Monreal y Guardado. En 1976, el suegro de Monreal, Juan Pérez Martínez, fue aprehendido en Ciudad Juárez por delitos contra la salud y recluido en las Islas Marías, en donde cumplió su condena.
Unos años más tarde, uno de sus hijos —en Zacatecas corre la versión de que se trató de Juan Pérez Guardado, el funcionario asesinado ayer— fue aprehendido en Tamaulipas bajo los mismos cargos.
Fue precisamente este expediente el que provocó que a principios de los 90 el entonces presidente Ernesto Zedillo decidiera cerrarle el paso a Ricardo Monreal en su aspiración por convertirse en gobernador de Zacatecas.
Monreal abandonó el PRI y se sumó al PRD por invitación de Andrés Manuel López Obrador, quien, como presidente de este partido, lo ayudó a alcanzar por fin la gubernatura de Zacatecas entre 1998 y 2004.
La relación Monreal-Guardado volvió a aparecer en abril de 2013, el día en que dos pistoleros, José Luis Vázquez y Juan Carlos Esqueda, aguardaron la llegada de Ricardo Monreal a las afueras de un restaurante de la Ciudad de México, ubicado en la colonia Juárez.
Monreal era entonces diputado de Movimiento Ciudadano. Acababa de salir del recinto legislativo acompañado por quien años más tarde se convertiría en subsecretario de Seguridad Pública: Ricardo Mejía Berdeja.
Los gatilleros habían seguido desde hacía semanas los movimientos de Monreal, así como los de sus hermanos David y Saúl (quienes entonces fungían, respectivamente, como senador y como diputado del PT). El plan, que consistía en asesinar a los tres hermanos, fue detectado por escuchas del Cisen a través de la intervención telefónica de un presunto lavador de dinero de Los Zetas, a quien le seguían el rastro a consecuencia del desorbitado crecimiento de su fortuna. Se trataba del empresario Arturo Guardado Méndez, primo de la esposa de Monreal y hermano de un antiguo aliado político de David Monreal: Juan Carlos Guardado, quien desapareció en una carretera solitaria a principios de 2011.
Arturo Guardado acusaba a los Monreal de haber desaparecido a su hermano a consecuencia de graves desavenencias políticas. Testigos declararon que la grieta se había abierto entre ambas familias desde que Guardado financió la campaña de David Monreal a la alcaldía de Fresnillo y “no fue correspondido como esperaba”.
En ese tiempo, el procurador de justicia de Zacatecas era Arturo Nahle, hermano de la exsecretaria de Energía y actual candidata a la gubernatura de Veracruz, Rocío Nahle.
El procurador prometió una investigación completa e incluso anunció que los restos de Juan Carlos Guardado habían sido localizados. Una prueba de ADN, sin embargo, echó por tierra su versión.
Los Guardado aseguraban que Nahle se había negado a seguir la pista que llevaba hasta el hoy gobernador de Zacatecas, David Monreal.
El atentado no se llevó a cabo. El Cisen y la PGR neutralizaron a los gatilleros, así como al empresario que los había enviado, quien dirigía la operación telefónicamente desde un hotel cercano.
Monreal atribuyó el problema a “un cultivo de odios sin justificación”. Después de una confusa averiguación, Arturo Guardado Méndez fue liberado.
Tres años más tarde, el suegro de Monreal, Juan Pérez Martínez, que para entonces rondaba los 83 años de edad, fue secuestrado en uno de sus ranchos, El Pardillo. Para entonces Monreal era jefe delegacional en Cuauhtémoc. La procuradora de Zacatecas, Catalina Soto, reveló que la dependencia a su cargo seguía tres líneas de investigación: las amenazas que el crimen organizado había hecho a Monreal al tomar posesión como delegado; los negocios de la víctima, relacionados con la compra-venta de ganado, y los negocios de los hijos; de acuerdo con Soto, “se tiene el antecedente de que uno de ellos, en años anteriores, fue procesado por delitos contra la salud, e incluso tuvo que compurgar una pena, aunado a la información que se tiene de que otro hijo hace tiempo fue privado de su libertad y después este apareció sin vida”.
Pérez Martínez fue liberado en julio de 2016. Según una nota de la época “no se informó si se exigió algún rescate, si se realizó algún operativo o si los secuestradores fueron detenidos”.
En 2007 Juan Pérez Guardado fue asesor de David Monreal en la alcaldía de Fresnillo. Para entonces se había convertido en operador político y electoral de esa familia. Operó para que Saúl Monreal pudiera convertirse en diputado; operó para que David Monreal pudiera convertirse en gobernador, y coordinó en 2018 y 2021 la operación electoral de Morena en Fresnillo, que llevó a Saúl Monreal a ocupar la presidencia del municipio.
Su trágica muerte llega acompañada de una ola de violencia y una serie de ataques armados que cobraron en Fresnillo la vida de siete personas, y que han colocado al municipio como el de mayor percepción de inseguridad que hay en el país.
Falta conocer el porqué del asesinato de Pérez Guardado. Todo lo que hay antes, sin embargo, abre un espacio inmenso para la reflexión.