Una Efeméride Anacrónica

Una Efeméride Anacrónica
“El amor es el único deporte que no se interrumpe por falta de luz”. --Noel Clarasó. Iniciamos el otoño y con él una luz más diáfana baña el Puerto por las mañanas y las tardes; termina un verano que ha sido el tercero más caluroso y el segundo más seco, a nivel global, en medio siglo, y entramos al último tercio del mes y del año. Sin duda septiembre es prolífico en efemérides; el día 11 en todo el mundo se recuerdan los espectaculares avionazos sobre el WorldTrade Center; autoatentado o no, por un momento los Estados Unidos fueron puestos de rodillas ante el mundo entero, y en unas cuantas horas viajaron hacia el Creador más de 3 mil almas; cifra nada desdeñable en tiempos de paz (similar a los muertos por el ataque sorpresa a Pearl Harbor). La aviación comercial registró una histérica sacudida que hoy provoca que hasta los infantes sean despojados de su calzado en distintos aeropuertos del mundo y que se vea con desconfianza a los bigotones color aceituna, más si traen turbante. A la luz de los acontecimientos recientes se ve lejano, muy lejano el día que en el mundo pueda reinar la paz (¡brujo!).
Comparte