Un duro despertar

Javier González Sánchez

 

Miguel Parrondo tenía 32 años cuando sufrió un accidente que le dejó en un coma que la mayoría de los profesionales calificaban como irreversible. Quince años después despertó en un mundo muy diferente.

Edición impresa digital aquí