TRES PROPUESTAS 2021

Playas Vallarta

La Pandemia del COVID-19 y las elecciones de junio de 2021 seguirán ocupando la mayor parte de la atención de los mexicanos porque marcarán nuestras vidas al menos hasta el primer cuarto de este siglo (2025).

La crisis sanitaria es una variable internacional sorpresiva y agresiva que nos quitó la tranquilidad al sacudirnos del lamentable bienestar en el que nos encontrábamos los habitantes del planeta; un virus microscópico alteró el sistema de relaciones humanas generando un caos del cual se pretende salir con la llegada de las vacunas.

Las elecciones intermedias de 2021, en cambio, son una variable nacional legalmente preestablecida que, desde hace meses, está concitando la atención no sólo del círculo rojo sino de millones de mexicanos que empezamos a preocuparnos y ocuparnos de la elección más grande y compleja en la historia de nuestro país.

Por estas razones fundamentales, expongo aquí tres reflexiones, a manera de propuesta, con el único propósito de invitar a nuestros lectores a que incrementen su curiosidad informativa para que el año por venir sea pródigo de buenas decisiones personales y familiares, políticas, económicas y sociales.

PRIMERA.- Al priorizar la aplicación de la vacuna contra el COVID-19, los gobiernos deberían considerar el factor económico por territorio y por población. 

Es decir, que una vez concluida la vacunación de la población más vulnerable, entiéndase trabajadores de la salud, de la seguridad y de los demás servicios públicos indispensables federales, estatales y municipales, deberán seguir los adultos mayores de 65 años, conforme a lo programado; pero justo a partir de ahí, la distribución y aplicación de las vacunas debería realizarse por zonas o regiones económicamente preponderantes, para proteger a todos los trabajadores activos que durante el tiempo de pandemia tuvieron y tienen que seguir laborando para sostener económicamente a nuestra nación. 

Con ello, garantizamos que no disminuya el ritmo de crecimiento (lo cual nos urge), así como la ansiada recuperación económica, a la vez que logramos que estos mexicanos regresen a casa sanos, sin riesgo de contagiar a su familia.

Aunque pueda parecer duro y rudo, aquellos que hemos tenido el privilegio de quedarnos en casa y de recibir un salario completo durante este difícil periodo, debemos dejar que los que a diario han arriesgado su vida vayan antes que nosotros en la fila de espera de la vacuna.

SEGUNDA.- Los estados de Quintana Roo, Baja California Sur, Jalisco, Nayarit, Guerrero y Sinaloa, cuentan con destinos turísticos de playa muy demandados por el turismo nacional e internacional, y sus gobiernos estatales y municipales deberían promover de inmediato la adquisición de vacunas para inmunizar a esos destinos y ofrecerlos como zonas libres del COVID-19.

En las condiciones actuales a las que nos ha sometido la crisis sanitaria mundial, no hay mejor promoción turística que declarar a un destino libre de COVID-19.

Esto no debe extrañar a nadie, porque eso es precisamente lo que están haciendo los países ricos como Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Rusia, China, Francia, España, Italia y Japón, quienes entre mayo y julio de 2021, lograrán la inmunidad colectiva de sus poblaciones, convirtiéndose con ello en los impulsores y receptores del turismo y sus importantes derramas económicas.

En un cálculo muy elemental, y con el ánimo de ejemplificar nuestra segunda propuesta, el Municipio de Puerto Vallarta podría inmunizar a 100 mil habitantes (mayores de 16 años) con 200 mil dosis que, a un costo aproximado de 20 dólares cada una, arrojan un total de 4 millones de dólares, que implican a su vez 80 millones de pesos, mismos que podrían cubrirse con una parte del fondo creado por la recaudación del Impuesto al Hospedaje (150 mdp en el año 2019).

TERCERA.- El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ya autorizó expresamente al Presidente de la República para que en sus conferencias matutinas diarias conocidas como MAÑANERAS, pueda hablar libremente de las elecciones del 6 de junio de 2021. 

Lo ha venido haciendo y recientemente ha intensificado su intervención en los procesos electorales sin ningún tipo de freno, equilibrio o contrapeso.

En este contexto, para fomentar la competencia sana y sin ventajas para nadie, que los gobernadores del país inicien, a partir de enero de 2021, las jornadas matutinas de comunicación, que bien podrían denominarse TEMPRANERAS o MADRUGADORAS, en el mismo horario y con la cobertura estatal que los medios voluntariamente quieran darles, y así puedan ellos también influir en los procesos electorales, de la misma manera como lo está haciendo el Titular del Poder Ejecutivo Federal.

¿Usted cree que estas propuestas sean viables?


Esa es una duda sustentable.


@mexicanosalgri5

Comparte