Teorías absurdas sobre la vacuna contra el COVID-19

Teorías absurdas sobre la vacuna contra el COVID-19

En los últimos días hemos podido ver de nueva cuenta diferentes videos que aseguran que las vacunas contra COVID-19 contienen metales pesados que causan “magnetismo” y atraen imanes a la piel. Otros afirman que se tratan de chips que se implantan con la vacuna. Otros lo vinculan a la tecnología 5G.

Como científico social esto me provoca horror. No solo pasamos por una pandemia, sino que está prevaleciendo la ignorancia y la desinformación.

Primero aseguraban que el virus no existía; ahora ponen en duda la única solución que tenemos como humanidad de salir de esto.

En el mundo de la Ciencia, para poder hacer este tipo de afirmaciones es indispensable mantener un mínimo de rigor científico en el planteamiento de un problema.

Los videos muestran cómo los metales quedan adheridos a la piel después de las vacunas pero, ¿hicieron la prueba con no vacunados? ¿Qué método científico utilizan para hacer estas afirmaciones absurdas?

La divulgadora científica Rocío Vidal asegura que también a los no vacunados se les pegan imanes a la piel, así como lo demostró Newtral.es:

Esto es porque la piel contiene grasas naturales que causan esta adherencia. Basta poner un poco de talco para que esto desaparezca.

La dermatóloga Ana Molina coincide con esto:

“La piel tiene muchas capas. Las células de la capa más externa están unidas con un cemento al que llamamos barrera hidrolipídica, formada por grasa y agua (como el sudor). Es esa humedad de la piel la que también funciona como pegamento cuando colocamos otros objetos pequeños sobre nuestro cuerpo”.

Insisto, solo pongan un poco de talco y listo. Si existiera un metal, entonces seguiría pegado pues este polvo no impide la atracción magnética.

Esto afirma que no es magnetismo, sino que se trata de sudor y grasa de la piel.

Sobre los supuestos chips implantados

¡¿En serio?! ¡¿Chips implantados por medio de vacunas?!

Vamos por partes.

Una vez más, las irracionales teorías de la conspiración, que no tienen ninguna evidencia científica, aseguran que las vacunas contra COVID-19 contienen un chip.

Todo surgió por un artículo publicado por el portal Valuewalk, donde se anuncia la integración de un chip fabricado por Microsoft que es implantado en la vacuna de Pfizer.

Sin embargo, al final del texto se agregó lo siguiente: este artículo de sátira apareció por primera vez en The Stonk Market”. 

TheStonkMarket.com es un sitio de sátira financiera cuya misión es “proporcionar humor diario y hacer subir las cosas”.

También usan a la alianza Digital Identity Alliance como “argumento”, y todo porque esta organización sin fines de lucro es financiada por GAVI.

GAVI recibe financiamiento de la Fundación Bill & Melinda Gates. Este es el motivo de la vinculación con Microsoft. Los ejes rectores de esta alianza es buscar privacidad y control personal en la era digital, NO VIGILAR EL MUNDO.

¿Qué nos dice la ciencia al respecto?

La Dra. Rocío Tirado del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Medicina de la UNAM asegura que la presencia de un chip provocaría un mecanismo de respuesta en nuestro organismo: habría un proceso inflamatorio al ser un objeto extraño presente en una región determinada de nuestro cuerpo.

Y luego viene la supuesta tecnología 5G.

Dicen que la red 5G activa la vacuna con ARN digitalizado y con ello podrán controlar nuestro cuerpo de forma remota.

Ante esto, no sé si reír o llorar.

¿Saben cuáles serían los costos para esto? No hemos podido controlar la hambruna ni los conflictos bélicos pero sí controlaremos el cuerpo humano.

Hay que tener un poquito de sentido común para saber que esto es falso.

Conclusión

Las vacunas tienen una finalidad importante. No buscan dañar, al contrario, buscan controlar enfermedades. Aunque aquí también podríamos tratar las teorías de Foucault acerca de la biopolítica pero ese es un tema que me gustaría tocar en otro momento.

Les voy a dar un tip para cuando duden sobre si un escrito es o no es científico.

Para que una teoría se considere científica debe utilizar el método científico. Es así como también se consideran a las ciencias sociales como CIENCIA. No importan los resultados, lo que importa es el uso del método.

La ciencia es conocimiento, lo demás solo son inconsistencias.

Comparte