Tecla 7/6 Del otro lado del mostrador

Tecla 7/6  Del otro lado del mostrador
No sólo el PRI tiene la vergüenza de haber abanderado y sostenido a un delincuente en el poder, también la oposición es responsable por su conducta omisa, de simulación, mas preocupada cargando las pancartas de Peña Nieto y su Pacto que en haber sido voz y acción durante los casi seis años el saqueo, corrupción e impunidad duartista. Lo que sucedió en Veracruz debió de haber avergonzado a una clase política y partidista (oficial y de oposición) de simulación. Pero les sigue ganando las desvergüenza, ahora a os alcaldes perredistas y al propio PRD que ya sin Darte en el poder toman las oficinas pública e Palacio de Gobierno (en la capital veracruzana, Xalapa), cuando todo el sexenio que estuvo Javier Duarte les faltaron, lo que se dice tamaños, para ser voz activa y de denuncia. Qué papel tan pobre de la izquierda política. Si hubiera habido dignidad y compromiso político, no se hubieran escrito tantas tragedias en Veracruz, en donde ya sin Duarte en el poder se va de mal en peor, con el incondicional duartista que de secretario general de gobierno pasó a Gobernador, y que tan sólo con 42 días para ejercer el poder pidió 11 mil millones de pesos a Hacienda, dinero de contribuyentes de todo el país. Que cínico.
Comparte