La duplicidad laboral no solo es cuestión de ética