Sobreviven con dificultad, vecinos de Corral del Risco

Playa en Punta de Mita

Castigados en todos los aspectos por la pandemia, los habitantes y empresarios de Corral del Risco están apenas sobreviviendo al inicio de la nueva normalidad.

La apertura de palapas y restaurantes, apenas le dieron un poco oxígeno a los restauranteros que con suerte logran atender entre cinco y ocho mesas el día.

Señalan que no todos los días son iguales, en algunas ocasiones durante la semana, tienen la presencia de más comensales y los fines de semana están completamente solos.

La oferta es buena y variada desde un restaurante de gran nivel con pisos de madera fina, hasta la típica palapa con piso de arena.

Un segmento también que está muy afectado, es el de los prestadores de servicios, como la renta de tablas de surf, renta de lanchas para recorridos, provocado por el cierre de las playas, por órdenes del gobernador Antonio Echevarría.

Inclusive, denuncian los habitantes que las autoridades estatales han llevado esa prohibición de las actividades en la playa a niveles de insensibilidad, tan altos que incluso pescar para llevar comida a la mesa de sus casas está prohibido.

Señalado que quienes hacen los operativos los insultan y amenazan con quitarles lo arreos de pesca si no se retiran.

En medio de esta crisis, la gente no sale a las solitarias calles y playas de este hermoso rincón de las costas del municipio de Bahía de Banderas, Nayarit, para ofrecer sus mercancías y recuerdos para intentar llevar la comida a sus mesas.

Comparte