San Chapo

César Langarica Santana

A más de alguno se le hizo que agarraran al Chapo, a unos les cayó como anillo al dedo. A Peña Nieto le urgía capturarlo porque fue a él a quien se le escapó y no podría ser en mejor momento, justo cuando el dólar se disparó al mayor precio en la historia.