Ríos y arroyos sin desazolvar por falta de maquinaria

0
310

El director de Obras Públicas Municipales, Carlos Arturo Morales Márquez, informó que el desazolve de arroyos y ríos de Puerto Vallarta lleva un avance del 70 por ciento, pues muchas maquinas se encuentran descompuestas. Mientras tanto, en cualquier momento caerá la primera lluvia en la ciudad y sigue tanto el sedimento como la basura en los cauces.

“El trabajo de desazolve lo tenemos realizando desde el mes de febrero y a finales de febrero metimos jornadas dobles con maquinaria. Tenemos archivado los reportes diarios con fotografías y la salida de la maquinaria. Aun cuando ya se hizo gran parte, estamos por intervenir el río del Cuale a fines de la siguiente semana entraremos con maquinaria”, dijo el funcionario municipal.

Basura en río de Puerto Vallarta

Morales Vázquez señaló que el impedimento de realizar el trabajo al 100 por ciento, es debido a que se averían las máquinas.

“Efectivamente, aun cuando faltan refacciones, las máquinas no son nuevas y que de repente se averíen eso no da cabida a que no atendamos el trabajo. Dentro de la administración tenemos que cumplir con trámites para solicitar piezas para reponer las máquinas”.

Actualmente Obras Públicas cuenta con 12 volteos y andan entre las 3 o 4 excavadoras diario, porque una presenta mucho desgaste.

Mujer lavando ropa a la orilla del río

Otro de los problemas es que en muchos arroyos, más que sacar el sedimento del cauce, el trabajo se traduce en descacharización, el cual debería ser realizado por el área de Servicios Públicos Municipales para quitar la basura y enseres domésticos. Un ejemplo de ello es el canal de la Vena, que atraviesa Gaviotas y Valentín Gómez Farías.

Por otra parte, está el río Pitillal en el que se observa muchas piedras y sedimento que ha sido arrastrado años anteriores y hace que el espacio del cauce no sea tan grande para el volumen de agua que baja. Cabe recodar que durante el huracán Nora, la corriente se desgajó diez metros de cada lado de la ribera del río.

Inclusive, en el arroyo Santa María hay todavía presencia de indigentes, quienes ahí tienen casas de campaña y sus tendederos.

Carolina Gómez Aguiñaga