Y DE REMATE… La sonrisa

El día de ayer, como todos los días, me preparé para salir a la calle muy a pesar del tremendo calor y humedad que en nuestro puerto hace. Era la hora de comer y junto a mi hija mayor decidimos ir a un lugar sin aire acondicionado pues una tremenda tos e infección en la garganta no la ha querido dejar tranquila, horrible ese tipo de enfermedades en estas fechas de tremendo calor y tener que evitar cosas heladas.
Nos decidimos por una parrillada.
En el camino al lugar en la radio escuché sobre el Día Mundial de la Sonrisa, y me llamó poderosamente la atención, sobre todo porque mi hija siempre me dice que sonrío demasiado y que sus amigas le preguntan que porqué su papá siempre está tan sonriente.

Edición impresa digital aquí