Reflexiones cotidianas Reencarnación o eterno retorno

Reflexiones cotidianas    Reencarnación o eterno retorno
  Aunque muchos no creen en el retorno, al morir, lo hacemos, querámoslo o no; es una ley divina, de las 48 a las que estamos asignados en esta tercera dimensión, en este planeta. Se le denomina Ley del Eterno Retorno y Recurrencia. Eso significa que después de morir y de que el Tribunal de la Justicia Cósmica ha sopesado nuestras acciones positivas o negativas  en la ley de la balanza, se nos signa un nuevo cuerpo y retornamos a vivir los mismos guiones que vivimos en la vida anterior. Y dependiendo de nuestras acciones o karma, dependerá el tipo de vida asignada. No hay castigos divinos, todo está sujeto a otra ley, la Ley del Karma o de Causa y Efecto, Acción Reacción. Sino realizamos ningún cambio espiritual en la vida presente, no despertamos de esa conciencia dormida, de ese tres por ciento con la que venimos, tendremos una muerte inútil y retornaremos dormidos otra vez; para ello se nos asignan 108 cuerpos físicos. En cambio, si realizamos un trabajo psicológico profundo y tomamos conciencia de cuál es nuestro verdadero propósito divino o espiritual entraremos en un proceso evolutivo. Tomar conciencia de quién realmente soy es el primer paso. Comprender que soy una chispa de Dios, una esencia divina y he venido a este planeta a vivir experiencias humanas para sanar mi alma y conectarme con esa divinidad.
Comparte