Reflexiones cotidianas Porqué juzgamos a los demás

 “Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios. De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.” Romanos 14:10-12

Entre la población existe una tendencia a juzgar o criticar a las personas y algunos hasta gozan cuando lo hacen, no sabiendo que con eso ellos se están juzgando a sí mismo. La palabra condenar, en este sentido, deviene de la palabra griega  Krio, que significa asumir el juicio como un juez, pronunciar sentencia, condenar, criticar, ejecutar juicio contra alguien, formarse una opinión y condenar.

Edición impresa digital aquí