Reflexiones cotidianas / Mi alter ego, una ilusión

Reflexiones cotidianas / Mi alter ego, una ilusión
Prócoro Hernández Oropeza   El alter ego o el otro yo, no es más que una definición de nuestra personalidad verdadera, una personalidad que está formada por diversos yoes. Sí, puede haber un yo predominante, conocido como el Rasgo Característico Particular. Ese rasgo es el tipo de agregado psicológico predominante en nuestra existencia. En algunos es el de la ira, en otros el orgullo, la lujuria o la pereza; puede ser la envidia o avaricia y en algunos prevalece la gula. Esto significa que si mi rasgo característico particular es la ira, no significa que los otros agregados no existan en mi, están ahí, son miles; unos sutiles, otros más visibles. A ese alter ego, o el otro yo, los especialistas lo reducen sólo como un segundo yo que se  cree distinto de la personalidad normal u original de la persona. Y en una segunda modalidad, como la persona que, con respecto a otra, está muy identificada con sus opiniones o modo de actuar, puedes ser persona real o personaje ficticio en quien se reconoce o se identifica a otra o sobre quien esta se proyecta.
Comparte