Reflexiones cotidianas Más allá de los valores

Una persona que obra en base a las virtudes se destaca de otras por su compasión, amor a raudales y sin miramientos, no apegos y lo hace de pensamiento, palabra y obra. Eso significa que ha logrado vencer sus demonios internos, esos agregados psíquicos que antes lo mantenían en la ilusión del sufrimiento.