Reflexiones cotidianas Los pensamientos negativos

Reflexiones cotidianas    Los pensamientos negativos
    Primera parte

Se ha escrito mucha literatura acerca de los pensamientos negativos versus los pensamientos positivos. Existen corrientes que proponen eliminar los pensamientos negativos y trocarlos por positivos. Es un método positivista que propone ver todo en positivo, a pesar de que los eventos que nos suceden sean negativos. En parte tienen algo de razón, pero no toda. En el ramo empresarial, hace más dos décadas surgieron motivadores que iban a las empresas u ofrecían cursos al público para que se llenarán de positivismo. Luego de ofrecerles un contexto del porqué surgen los pensamientos negativos y cómo estos roban energía, nos devalúan y generan baja autoestima o son el reflejo de una baja autoestima, los motivadores pedían al auditorio que cada vez que tuvieran un pensamiento negativo se pusieran frente al espejo y se dijeran o repitieran frases como estas: Soy feliz, soy poder, soy amor, soy hermosa, yo puedo, yo triunfo, yo merezco, yo, yo, yo.

Sí, los participantes salían muy contagiados de un entusiasmo artificial, pero luego de 24 horas se olvidaban de esas frases o si las repetían algo no funcionaba bien y días después volvían al estado anterior con baja autoestima, ira, resentimiento, miedo. Hace menos de una década se volvió a poner de moda la llamada Ley de Atracción, que en síntesis expresaba que tú eres lo que atraes. Atraes los eventos, tu pobreza o riqueza, tu salud o enfermedad, tu felicidad o tu sufrimiento en función de lo que piensas o de lo que eres.

Comparte