Input your search keywords and press Enter.

Reflexiones cotidianas Los ladrones de la energía

Cuando alguien se molesta o se enoja o siente pesar, tristeza su energía es densa y baja. Cuando no sabemos controlar nuestra mente, los pensamientos, nuestra vida parece un péndulo: se mueve del dolor a la alegría, del sufrimiento a la felicidad, del amor al anti amor. Entonces no tenemos control de nuestra mente. En ella, en la psique, habitan miles de ladrones que se están alimentando de nuestra energía.

Los tibetanos los saben perfectamente y han delineado algunas premisas o lo que llaman los 10 ladrones de tu energía.

  1. Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente. Somos tan propensos a caer en esos momentos aberrante, muchas veces sin darnos cuenta, simplemente nos dejamos llevar por lo egos del otro. Imagina que llega tu amiga X y te empieza a contar una de alguien cercano, empieza a hablar mal de él y sin darnos cuenta empezamos también a buscarle defectos, a enjuiciar y hasta a despreciar. En otras ocasiones nos reunimos con personas que sólo se la pasan criticando a otros en pláticas sarcásticas y altisonantes. Es mejor cortar ese tipo de amistades que no ayudan en el crecimiento personal.
Edición impresa digital aquí