Reflexiones cotidianas Los avernos internos, malversadores, hipócritas y ladrones XIII

Quinta Fosa

Dante y Virgilio han llegado a la quinta fosa (Canto XXII) a través de un puente acompañados por varios demonios, cada uno hace referencia a los defectos del ego fraudulento: Alichino, el que obliga agacharse a los otros; Calcabrin,a pisoteador del rocío, es decir, de la divina gracia; Cagnazzo, perro malo; Barbariccia, el de la barba erizada, Labicocco, el deseo ardiente; Draghignazzo, veneno de dragón; Ciriatto, colmillos de Jabalí; Graffiacane, perro que araña, Farfarello, charlatán; Rubicante, inflamado.

La quinta fosa está compuesta por un lago de brea hirviente en el cual son inmersos los malversadores, estafadores y corruptos, aquellos que tomaron provechos ilícitos de sus cargos públicos. Para cuidar esta fosa hay un grupo de diablos llamado con el nombre de Malebrache, que castigan con sus ganchos a los condenadores que intentan salir de la brea, son los diablos mencionados arriba. Como los diablos mismos se burlan del condenado, la inmersión en la brea alude a la vida que tuvieron, mientras que la sustancia será justificada por su viscosidad, que hace referencia al modo en el que engañaron a la gente en vida. Acá se castigan a los que trafican con la justicia, El castigo era sumergirlos en agua de pez hirviendo (brea). Los castigados de vez en cuando salían unos segundos del agua para descansar, pero entraban rápidamente, ya que había demonios que tenían arpones e impedían que salieran de la brea.

Edición impresa digital aquí