Reflexiones cotidianas Las sabidurías antiguas, Tai Chi 

2ª. parte

El templo de Shaolín fue fundado por un monje llamado Ba Tuo, monje que vino de la india y trajo con él las enseñanzas del Buda Siddharta Gautama. Lo adaptó a las nuevas condiciones de este país y fue conocido como budismo Chan, que es una forma mucho más simple de práctica y una forma de vida más expansiva. Para este budismo chan, el templo está en todas partes, no sólo donde está el edificio físico, sino donde se le considere pertinente, así que uno puede meditar en cualquier lugar y posición.

Para esta tradición como en otras, Dios está en todas partes, no sólo en el cielo o en los templos religiosos, también está en nuestro templo interno, en nuestro corazón. Aquí traigo a la luz un recuerdo de las enseñanzas de otro Guru de la India, llamado Nanak Guru. En sus múltiples recorridos por el mundo enseñando su filosofía, un día llego a la Meca, lugar sagrado de los musulmanes, y se recostó con los pies dirigidos hacia La Kaaba (en árabe الكعبة, al-ka’ba, ‘el dado’ o ‘el cubo’) es una construcción cuya forma es la de un prisma rectangular que está dentro de la mezquita Masjid al-Haram en La Meca (Arabia Saudita).

Edición impresa digital aquí