Reflexiones cotidianas / La ley del amor

Reflexiones cotidianas / La ley del amor
Prócoro Hernández Oropeza “Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta.” Sam Keen (1931-?) Escritor, profesor y filósofo americano.   El amor es un estado del Ser, es nuestra verdadera naturaleza, sólo que a lo largo de nuestras vidas hemos perdido consciencia de esta verdad. Por tanto le buscamos afuera, en el otro y si queremos sentir amor, lo hacemos de manera interesada o condicionada; te amo si tú me amas. Y sólo amamos a quién consideramos que nos brinda algo de él, puede ser por amistad o porque es un pariente cercano. A veces ni a nuestros padres, que son los dadores de vida, amamos, ni al hermano carnal. A pesar de que muchos maestros han venido a enseñarnos a amarnos y por tanto amar a quienes nos rodean, sean familiares, amistades, conocidos e incluso hasta lo enemigos. Y lo proclaman porque reconocen que todos provenimos de una gran Padre/Madre, todos somos hijos de ese creador, a pesar de que no lo reconozcamos; somos una gran familia habitando en este planeta.
Comparte