Reflexiones cotidianas La caída del hombre

La lujuria es uno de los siete pecados capitales y es uno de los más prominente egos, la causa o ego principal que precipitó la caída de una sociedad iluminada, no sólo de un hombre y una mujer (Adán y Eva), sino de una sociedad que vivía en el edén, en la arcadia o el paraíso y esto fue a consecuencia del sexo: el Yo de la lujuria.
En total hay siete yoes principales o egos que se deben considerar cabezas de legión. Cada uno contiene múltiples aspectos. Y los aspectos de estos Yoes se encuentran contenidos en los 49 niveles de nuestro subconsciente, ubicados en nuestra alma. Esto significa que nuestra alma posee diversos niveles capaces de contener las diferentes intensidades de la luz de Dios, pero con la irrupción del ego, éste expulsó la luz y hay grandes zonas oscuras en nuestra alma, y de esa manera el cuerpo se enferma, el alma se enferma y el propósito de la gran revolución en el universo se estanca.