Reflexiones cotidianas El camino Medio

Reflexiones cotidianas El camino Medio
Cuando vemos como nuestra cabeza se cubre de canas, empieza a blanquear o los cabellos se esfuman es semejante al invierno, cuando el ano comienza a declinar; y por más que queramos ocultarlo pintándonos el cabello o rapando la cabeza, el paso del tiempo está marcado en todo nuestro cuerpo. A esto se le llama la impermanencia o transitoriedad; nada permanece, todo cambia. Antes de morir, el Buda preguntó a sus discípulos si tenían alguna última interrogante que hacerle. Los discípulos permanecieron en silencio. Y entonces, el Buda dijo sus últimas palabras: "Todas las cosas condicionadas son impermanentes. ¡Busquen su salvación diligentemente! Esta afirmación, a manera de un legado a sus discípulos y a toda la humanidad, contiene el corazón de su enseñanza. Anitya, es decir: la impermanencia o transitoriedad de todas las cosas...
Comparte