Reflexiones cotidianas De sueños y otras virtudes

Reflexiones cotidianas  De sueños y otras virtudes
Los sueños, dicen, son los que saben, es una experiencia subjetiva donde se mezclan imágenes junto a sonidos y sensaciones. Todos estos elementos crean una experiencia que puede llegar a ser tan real que llegue a confundir a la persona, e inclusive a veces no se puede despertar aterrado por un sueño o con vivencias que exaltan al cuerpo en la más gloriosa de las sensaciones. La mayoría de nuestros sueños son sólo retazos de nuestra vida cotidiana, pedazos inconexos y hasta absurdos y olvidadizos. La mayoría no recordamos nuestros sueños o quedan algunos fragmentos en la memoria. A estos sueños se le llaman ordinarios porque son pequeños retratos de nuestros deseos, pasiones, confusiones, miedos y apegos. Nuestra vida cotidiana es el semillero de esos sueños. Los recuerdos de gente, lugares, actividades que hacemos o de las emociones que sentimos, se reflejan en nuestros sueños, pero suele ser de manera tan fragmentaria que no podemos predecir cómo aparecerán.
Comparte