Reflexiones cotidianas Cosechas lo que siembras

Reflexiones cotidianas Cosechas lo que siembras
  Con los últimos acontecimientos naturales, terremotos, ciclones, calentamiento de la tierra, inundaciones, deslaves,  granizadas, tornados y otros eventos naturales pareciera que se acerca el fin de la tierra. En las redes sociales este temor se acrecienta con la aparición de videos donde se muestra fuego cayendo del cielo en Israel o aparición de extrañas figuras en el cielo en ese mismo país, con el sonido de trompetas o cuernos y en otros puntos de planeta más visiones extrañas en el cielo. Es difícil saber si son reales a simples trucos que hacen más dramática esta visión apocalíptica. No es la primera vez que se especula sobre la posible destrucción del planeta o un nuevo diluvio o como se le quiera ver. Mucho se anunció, antes de que iniciara este nuevo siglo, que la tierra llegaría a su fin en el 2012. Las profecías fallaron y seguimos vivos. Seguiremos vivos y tal vez no nos toque ver ese apocalipsis, no lo sabemos. De lo único de lo que debemos estar conscientes es que este planeta, la madre tierra está siendo agobiada, mutilada, ultrajada por la codicia humana.  Esto, por supuesto, traerá sus consecuencias, algunas de las cuales ya estamos viendo. Ciclones cada vez más fuertes e impredecibles, tornados que se presentan en ciudades donde nunca se registraban. Recuerdo en mis años mozos, en mi tierra se formaban pequeños remolinos y como niños los toreábamos, algunos llegaban a crecer, pero nunca representaban peligro para las comunidades. Algunos maestros han dicho que la posibilidad de una hecatombe ha sido aplazada
Comparte