Quedan invisibles víctimas de acoso

Quedan invisibles  víctimas de acoso
  Liliana Navarro   Guadalajara, Jal.- Por miedo, desconocimiento, desconfianza hacia las autoridades o porque se normalizó durante años, las víctimas de acoso se han convertido en una gran cifra negra. Esto, porque se trata de una práctica que se denuncia poco ante el temor a sufrir represalias y por la percepción de que no se castiga el hostigamiento, ya sea sexual, callejero, laboral y/o escolar. Según estadísticas de la Fiscalía General estatal, de enero a abril pasado hubo 85 carpetas de investigación por acoso y hostigamiento sexual en la Zona Metropolitana de Guadalajara, que pese a ir al alza representaron el 0.3 por ciento del total de las denuncias. Además, han descendido los casos consignados: este año, ninguno ha llegado ante un juez; en 2016 fueron 4, y en 2015 se registraron 12 por acoso sexual y 47 por acoso sexual infantil. Las víctimas van desde la vecina que llega llorando a casa porque la manosearon en el camión; la compañera de trabajo humillada por su jefe, o una estudiante tachada de mentirosa tras acusar a su profesor por asediarla.
Comparte