Productores de flor de cempasúchil reducen siembra ante pandemia

Productores de flor de cempasúchil

Foto: Agencia AFP

Solo algunos islotes artificiales, conocidos como chinampas, en el lago de Xochimilco lucen pintados de naranja, el color de la flor de cempasúchil, tradicional del Día de Muertos. Ante el temor de ventas bajas por la pandemia de covid, los productores decidieron reducir su siembra.

Ricardo Sánchez, floricultor del barrio de San Lorenzo, en esta reserva natural del sur de la Ciudad de México, no recuerda una temporada de corte de la aromática flor tan crítica como la que ha desatado el nuevo coronavirus.

"Al ver la situación con la pandemia, los productores se desanimaron y dejaron de cultivar [la flor]. Más que nada sembraron por una cuestión simbólica, de tradición, porque las ventas están bajas", dice a la AFP Sánchez, de 36 años.

A pesar de eso, las autoridades de Xochimilco estiman que la venta de esta flor este año genere en la zona ganancias por unos 10 millones de pesos (455.000 dólares). Aún no han sido divulgadas las cifras del año pasado.

Este año los panteones estarán cerrados por la pandemia, debido que se han registrado, casi 84.000 fallecidos y más de 800.000 contagiados.

La tradición indígena marca que con los pétalos de la Tagetes erecta, conocida como cempasúchil -que en náhuatl significa "flor de 20 pétalos"-, deben hacerse senderos para guiar a los difuntos hasta las ofrendas.  

Además de la pandemia, y la competencia con productores industriales asiáticos, que usan la flor en textiles y alimento para aves, los floricultores mexicanos enfrentan también las consecuencias del cambio climático.

"Estamos casi a mediados de octubre, ya el cultivo está totalmente floreado a consecuencia de las altas temperaturas que ya se han modificado en Ciudad de México", refiere el productor.

A nivel nacional cada año, según cifras oficiales, se destinan cerca de 1.700 hectáreas para el cultivo de esta flor, que según la leyenda indígena guarda el calor del Sol.

Comparte