¿Princesas o personas?

El próximo viernes es el día internacional de la niña; de esos pequeños seres que revolotean a nuestro alrededor y que las hemos pintado de rosa y de listones, que las creemos frágiles y tontas; que les imponemos silencios y complicidades. En este país, ser niña es una aventura que a muchas suele costarle la vida y a otras más, el ser ultrajada sexualmente, algunas de ellas en la casa y por la familia misma.

 

Las niñas crecemos creyendo que el mundo está dividido entre los buenos y los malos, lo sano y lo perjudicial, lo correcto y lo incorrecto; y sobre esas premisas construimos los roles, estereotipos y arquetipos de personas y sociedades en nuestra comunidad, y las mujeres no escapamos a esta categorización que termina definiéndonos ante nosotras, ante nuestras familias y ante la comunidad, y son esas definiciones las que se nos exige cumplamos en cada ámbito de nuestra vida.

Edición impresa digital aquí