‘En el PRI no caben los corruptos’

Miguel de la Vega

Ciudad de México.-
Lo primero que hace Enrique Ochoa al llegar a la entrevista es quitarse la corbata. No es sólo un asunto de comodidad, sino la necesidad de mandar un mensaje: que hay otra forma de hacer política. No obstante, él mismo reconoce que no es fácil que le crean, por eso insiste en que para convencer se necesitan hechos, no sólo declaraciones. Al mismo tiempo, en otro piso del edificio “López Mateos” de la sede nacional del PRI, la Comisión de Justicia Partidaria expulsaba al veracruzano Javier Duarte.

Lo más visto