PREVENCIÓN ANTE TODO Niños niñas y narcocultura

PREVENCIÓN ANTE TODO Niños, niñas y narcocultura

PREVENCIÓN ANTE TODO Niños, niñas y narcocultura. Carne fresca, carne de cañón, sangre inocente, mentes que van preparando durante años, para cuando llega el momento adecuado reclutarlos, no es tan complicado como años atrás, ese glamour que se vende en narcoseries, narconovelas, narcocorridos, videojuegos, ese falso “éxito”, mujeres, dinero fácil, coches, poder, estatus, valentía, orgullo, respeto, miedo, todo eso les venden a nuestros niños, niñas y adolescentes, se convierten en héroes y modelos a seguir, lo peor, es que en casa les abrimos la puerta y permitimos contaminar el ambiente y mente de los más pequeños.

Ese falso poder, ese aire de superioridad es lo que los jóvenes admiran y como no, si crecieron escuchando y viendo historias en donde los capos de la droga son villanos pero son amados por héroes para el pueblo. El tiempo de vida de un joven en el mundo del narcotráfico es de solo cinco años (si bien le va), la carrera será fugaz, que puede o no terminar bajo las balas enemigas, tras las rejas o simplemente nunca aparecer.

PREVENCIÓN ANTE TODO Niños niñas y narcocultura. No quiero contarles de esa realidad que nos golpea a la cara, pero es necesario, niños de incluso cinco años empuñando armas y hablando de forma soez, siendo grabados en videos como si fuera la más grande de las hazañas, niños reclutados por la misma familia o porque no hay de otra en los lugares donde viven.

Por otro lado, tenemos niños disfrazados de sicarios, de narcotraficantes, niños que además de ser disfrazados son expuestos en las redes sociales por los mismos padres, es que se ven tan “tiernos” así, disfrazados de sicarios que incluso van arrastrando una bolsa negra simulando un cuerpo, sin pensar los padres que en unos años no será un juego y el de la bolsa puede ser su hijo mismo.

La cruda realidad es así o te mueres, te matan o te desaparecen, pero no les espera la tierra prometida donde todo será como se los pintan, los niños, niñas y adolescentes pueden iniciar en el mundo del narcotráfico y del crimen organizado desde las acciones más simples como ser “halcones”, estar ahí pasando el dato de operativos, movimientos “raros” de vehículos no identificados por la zona, etc.

Edición impresa digital aquí