PREVENCIÓN ANTE TODO Distinto nombre, misma estafa

Nicolás Maquiavelo alguna vez en una de sus obras dijo: “Quien engaña, encontrará siempre quien se deje engañar.” Y no hay nada más real que esto, por desgracia es el pan nuestro de cada día, los delincuentes buscan la manera de hacer “caer” a la gente en sus estafas y lamentablemente aunque lo que ofrecen suene imposible, siempre habrá quien caiga. Es tal la crisis económica que se vive en México que las personas buscan la manera fácil de generar ingresos y cuando el miedo y la codicia impera en una persona, la razón no aplica más. Algo similar pasa con la llamada Flor de la abundancia, Telar de la Abundancia, etcétera.
Partamos de una premisa básica que nos dice Adina Chelminsky: “Nadie en el mundo recibe nada gratis. Esto es una patraña, el dinero se consigue con el trabajo, con sanas inversiones”. De entrada cuando llega alguien y te ofrece entrar en un gran “negocio” donde inviertes $24,000 pesos y en menos de lo que piensas ya tienes $192,000, seamos honestos lo primero que pensamos es “esto es una estafa, un fraude” sin embargo aunque mucha gente lo piense y se dé cuenta que a kilómetros huele a fraude, aun así muchas personas deciden arriesgarse, la codicia es tan grande que se deja de lado la razón, muchos son invitados por amigos, familiares o conocidos.

Lo más visto