¿Por qué piden paridad de género?

INE

Esta semana se dio a conocer que la Suprema Corte de Justicia de la Nación revocó los lineamientos en los que el INE exigía paridad de género de cara a las elecciones de 2021. Los partidos políticos habían sido obligados a contemplar, de las 15 candidaturas, a 7 u 8 mujeres.

Este asunto ha generado muchas opiniones a favor y en contra. Se entiende que los que están en contra no crean que sea necesario imponer un equilibrio entre géneros porque “deben ser quienes estén más preparados o quienes nos representen mejor, no importa sin son hombres o mujeres”. Estas palabras las he escuchado mucho últimamente y, de alguna forma, las entiendo.

Sin embargo, también me doy cuenta de que quienes opinan eso es porque nunca han estado en una situación en la que su género les haya coartado oportunidades, haya dificultado su progreso profesional o haya recibido un trato distinto.

La mayoría de las mujeres, si no es que todas, hemos vivido situaciones en las que nuestro género ha sido un obstáculo. Hemos visto cómo algunos hombres reciben trato preferencial y se les permiten actitudes prepotentes porque “así son”.

No es una situación que suceda sólo en el gobierno, también pasa en la iniciativa privada y, aún más, es nuestro pan de cada día y con ello hemos aprendido a vivir; aunque también nos ha motivado a exigir respeto e igualdad de oportunidades.

Hay muchas mujeres a las que les debemos los avances en esta materia, pero lamentablemente no ha sido suficiente.

No se trata de colocar a mujeres en posiciones de poder por el simple hecho de ser mujeres, sino de observar con los mismos ojos las capacidades de las personas sin atender su género.

Ojalá algún día tengamos las condiciones para que éste no sea un tema de conversación, ojalá llegue el día en el que el piso en realidad esté parejo para todos los géneros, porque además no son sólo dos.

Pero hoy no es ese día, ni será mañana. Que el INE se haya extralimitado en sus funciones puede ser cierto, o por lo menos es lo que determinó la Suprema Corte, que esa no era su cancha.

Pero llama la atención que sea el INE el que exija la equidad y no los propios partidos políticos. Ni soñando, ¿verdad? Si no fuera por esa iniciativa, ni siquiera se estuviera hablando de ello y de la necesidad de garantizar oportunidades en todos los niveles de gobierno.

Sólo dos mujeres gobiernan algún estado en nuestro país. Y sí, es cierto, cada vez hay más mujeres en posiciones de poder, pero insisto en que no es suficiente, aún el piso no está parejo… y señores, tampoco nos están haciendo un favor. Se llaman derechos.

Comparte