Por qué los mexicanos no leen, según el INEGI

La falta de tiempo, o sencillamente el desinterés, son las principales razones por las que los mexicanos deciden no leer, de acuerdo con una encuesta del INEGI.

La falta de tiempo, la falta de interés, problemas de salud, la priorización de otras actividades y la falta de dinero son las razones más citadas por los mexicanos mayores de 18 años que optan por no leer, esto, de acuerdo con la encuesta Módulo sobre Lectura (MOLEC), dada a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Aunque por decreto presidencial, desde el año 1979 se conmemora en México el Día Nacional del Libro cada 12 de noviembre, en conmemoración del natalicio de la poeta mexicana Sor Juana Inés de la Cruz, el hábito de la lectura en el país va cada vez más a la baja.

En los últimos cinco años, el porcentaje de población que leyó desde libros, revistas, periódicos, historietas o páginas de Internet, foros y hasta blogs, tuvo un decremento de 10 puntos porcentuales, es decir, en 2015, 84.2% de la población encuestada leía, mientras que para 2019, 74.2% realizó esta actividad.

Dado lo anterior, la asistencia a establecimientos de venta o préstamo de materiales de lectura también es baja y se distribuye de la siguiente manera:

El 25.3% de quienes tienen contacto con estos establecimientos es a través de la sección de libros y revistas en una tienda departamental, seguido del 19.7% que visita librerías, un 14.9%, los puestos de libros y revistas usados, mientras que en el fondo se encuentran las bibliotecas, con un 11% de asistencia.

¿De qué depende el gusto por la lectura?

Los lectores no nacen, se hacen.

Respecto a estímulos en el hogar durante la infancia para la práctica de la lectura, 59.1% de la población de 18 y más años de edad alfabeta declaró haber tenido libros diferentes a los de texto en casa; la mitad veía a sus padres leer; al 33.5% les leían sus padres o tutores y el 27.1% de la población declaró que hubo fomento para la asistencia a bibliotecas o librerías.

@LauraOZuniga
Edición impresa digital aquí